domingo, 21 de abril de 2013

Obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE)

Me parece fundamental que todo el mundo, sanitarios y no sanitarios, tengamos una noción básica sobre como actuar frente a una obstrucción de la vía aérea. En esta entrada del blog vamos a exponer de forma esquemática como deberíamos actuar ante una obstrucción de la vía aérea de un niño. 

La sospecha de obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño (OVACE), obliga a una actuación inmediata, para intentar la des obstrucción y evitar la progresión a una parada cardiorrespiratoria (PCR).

La clínica de la OVACE se caracteriza por una dificultad respiratoria de aparición súbita, asociada a náuseas, tos o estridor. Algunos de éstos pueden estar presentes en otras patologías pediátricas que cursan con obstrucción de  la vía aérea  Se sospechará de una OVACE cuando la sintomatología aparece de forma muy BRUSCA y no hay otros signos de enfermedad; la manipulación de pequeños objetos o alimentos en los momentos previos puede orientar al diagnóstico, aunque el desconocimiento de este antecedente no lo invalida.

La tos espontánea posiblemente sea más efectiva y segura que cualquier maniobra que un reanimador pudiera realizar. Sin embargo, si el niño no tose o la tos es incapaz de expulsar un objeto que obstruye por completo la vía aérea, se asfixiará en poco tiempo. por tanto las maniobras activas para liberar la OVACE son precisas solamente cuando la tos se hace ineficaz; en este caso se deben iniciar de forma rápida y decidida.

La diferencia con el algoritmo de adultos es que las compresiones abdominales no deben utilizarse en los lactantes. Las recomendaciones para el tratamiento de la OVACE son diferentes para niños y adultos.


RECOMENDACIONES GENERALES:


- NIÑO CONSCIENTE CON TOS Y RESPIRACIONES EFECTIVAS: Animar a toser.

NIÑO CONSCIENTE CON TOS NO EFECTIVA: Iniciar maniobras de desobstrucción de la     vía aérea según la edad del niño (golpes interescapulares y torácicos en el lactante y secuencia de golpes interescapurales y compresiones abdominales -maniobra de Heimlich- en el niño).

NIÑO INCONSCIENTE: RCP Básica:

  1. Gritar pidiendo ayuda.
  2. Apertura de vía aérea: buscar algún objeto si existe, intentar extraerlo mediante                        maniobra de barrido. 
  3. Respiraciones de rescate, comprobando la eficacia de las mismas. 
  4. Compresiones torácicas y RCP. Al abrir la vía aérea, antes de cada ciclo de ventilación comprobar la presencia de algún cuerpo extraño en la boca y extraerlo si es factible con la maniobra de barrido.


MANIOBRAS DE DESOBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA.


GOLPES INERESCAPULARES:

- LACTANTES:




  1. Colocar al lactante en posición prono con la cabeza hacia abajo, apoyado sobre el antebrazo, para permitir que la gravedad ayude a expulsar el  cuerpo extraño.
  2. Sujetar la cabeza del bebé, colocando el pulgar de una mano en uno o dos dedos de la misma mano en el ángulo contralateral (sin comprimir los tejidos blandos submandibulares).
  3. Golpear hasta 5 veces la espalda del lactante con el talón de una mano, en la zona media entre ambas escápulas.
  4. El objetivo es solucionar la OVACE con alguno de los golpes, más
     que dar un total de 5 golpes.

- NIÑO MAYOR DE 1 AÑO:

  1. Los golpes interescapulares son más efectivos si el niño se coloca en una posición hacia abajo.
  2. Si el niño es pequeño, valorar la posibilidad de colocarlo encima del brazo del reanimador como se comentó para los lactantes.
  3. Si esto no es posible, sujetar al niño en una posición inclinada hacia delante y dar los golpes de la espalda por detrás.



COMPRESIONES TORÁCICAS-COMPRESIONES ABDOMINALES.

Si los golpes interescapulares no son suficientes para expulsar el objeto y el niño está todavía consciente, se utilizarán los golpes torácicos en los lactantes y las compresiones abdominales en los niños.

- LACTANTES:

  1. Girar al niño y colocarlo en decúbito supino, con la cabeza hacia abajo. Esto puede conseguirse de una forma segura, colocando el brazo libre a lo largo de la espalda del bebé y sujetando su occipucio con la mano. El brazo puede apoyarse en el muslo o la rodilla.
  2. Identificar la zona de las compresiones torácicas( mitad inferior del externón, aproximadamente un dedo por encima del xifoides).
  3. Dar hasta 5 golpes torácicos; similares a las compresiones torácicas,pero más bruscos y con un ritmo más lento.






- NIÑOS MAYORES DE 1 AÑO:
  1. Colocarse de pie o arrodillado por detrás del niño con los brazos debajo de las axilas, abrazando su torso.
  2. Poner el puño cerrado entre el ombligo y el xifoides.
  3. Agarrar esa mano con la otra y empujar de forma brusca hacia atrás y hacia arriba.
  4. La maniobra puede repetirse hasta cinco veces.
  5.  Asegurarse que la presión no está siendo aplicada sobre el xifoides o las costillas inferiores.


Despues de los golpes torácicos o las compresiones abdominales, reevaluar al niño. Si el objeto no ha sido expulsado y la víctima está todavía consciente, continuar la secuencia de golpes en la espalda y el pecho (para los lactantes) o las compresiones abdominales(para los niños). Gritar pidiendo ayuda. No se debe abandonar al niño en este momento.







A continuación adjuntamos un vídeo dónde se representa de forma visual lo expuesto anteriormente. 









Fuente: Manual de soporte vital avanzado en urgencias prehospitalarias. Fundación pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061.


Lidia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada